liderazgo

Durante años se vivió bajo el paradigma del liderazgo de la dependencia. Consiste en la creencia de que es el líder quien posee la visión y la facultad para guiar al grupo; éste confía en él y le sigue ciegamente tras un objetivo propuesto de forma unilateral, aceptado por sus seguidores y deseado por todos.

Es un tipo de liderazgo que funciona muy bien mientras el líder va dando pasos que acerquen el objetivo soñado, pero que deja de ser eficaz cuando el líder se equivoca, se ve que no se alcanzará el objetivo por esa vía y se pierde la confianza en él.

Es un liderazgo muy eficaz que ha dado resultados en situaciones de crisis o de falta de expectativas, sin querer ser peyorativos, podemos citar a Hitler como ejemplo de liderazgo de dependencia.

A raíz de los estudios iniciados por Elton Mayo en la planta Hawthorne de la Western Electric, en el ámbito de la empresa, se fue imponiendo un tipo de liderazgo que podemos identificar como liderazgo de la independencia, que se consolidó con los movimientos sociales que llevaron a las revueltas de Mayo del 68. La gente quiere pensar por sí misma, quiere opinar y que su opinión se tenga en cuenta. El líder es una persona que escucha y tiene en cuenta las opiniones de los demás a raíz de las cuales ha de desarrollar su capacidad de influencia para llevar al grupo hacia objetivos comunes en los que cada uno ponga lo mejor de sí mismo.

Las personas se sienten vinculadas y siguen a un líder al que creen portador de sus deseos.

Igual que en el caso anterior es un liderazgo que ha dado muy buenos resultados, pero que también tiene fecha de caducidad, que llega cuando uno de los seguidores, u otra persona, compite por el liderazgo y lo arrebata. Un ejemplo, siguiendo en el campo de la política, puede ser el de Obama (“YES we can”).

Últimamente, y con más fuerza a partir del extraordinario desarrollo de las nuevas tecnologías, oímos hablar del liderazgo colaborador, ya que ahora hay que coordinar la diversidad, pararse a observar la realidad, elegir, decidir actuar. Algunos lo identifican con liderazgo transformador, cuyas bases se fundamentan en la inteligencia intrapersonal y la propia gestión emocional, es necesario liderarse a uno mismo para poder liderar a los demás, porque cada vez es más importante gestionar los aspectos emocionales y el compromiso del equipo. Pero por otra parte el liderazgo se expande y cada vez es necesario líderes “socialnetworkers”, líderes que crean comunidades.

Es un tipo de liderazgo en el que el rol del líder se establece como integrador de equipos, que conecta a su equipo con otros equipos, presenciales o virtuales (comunidades), internos o externos. Los integradores saben crear las condiciones de la cohesión para que el equipo trabaje conjuntamente y comparta, que hace que se fomente la creatividad y la implantación de ideas que necesita de la colaboración entre los miembros del equipo y con otros equipos, a veces de la empresa, a veces externos, cada vez más con comunidades externas.

Más allá del paradigma en el que nos situemos (incluso el propio paradigma del liderazgo que podríamos discutir: ¿es necesario tener a alguien a quien seguir? ¿no es posible el trabajo en común guiado por intereses comunes en los que cada participante asuma su propia responsabilidad sin que sea necesario seguir las pautas, las directrices o la visión de un líder de las características que sean?), hay una cuestión imprescindible para que la relación sea duradera: la Lealtad.

La lealtad supone:

  • Confianza, ser honesto, plantear las cosas de forma franca y abierta con el ánimo de encontrar la mejor solución, no mentir.
  • Coherencia, ser consistente con la palabra dada, comportarse como se pide a los demás que se comporten, cumplir.
  • Compromiso, estar presente cuando se necesita, tratar los temas privados o individuales en entornos privados; los grupales, en grupo
  • Colaboración, ayudar a los demás en su trabajo, prestar un apoyo incondicional cuando se necesita.
  • Creatividad, creer en las personas y en que cada uno es tan importante como el que tiene al lado, fomentar la participación y las  ideas nuevas.