trabajo desde casa

El Trabajo desde casa ¿es productivo? La respuesta es muy fácil, depende.

Hoy en día tenemos a nuestra disposición medios tecnológicos que nos permiten poder trabajar desde casa como si estuvieramos en nuestro propio puesto de trabajo o en nuestra empresa. Cada vez es más frecuente que las empresas apuesten por esta forma de trabajar dando la oportunidad a sus trabajadores de evitar desplazamientos y cumplir sus obligaciones laborales desde su hogar.
En realidad en España solo un 8% de los trabajadores lo hacen desde casa, esto es una cifra que año tras año se incrementa. En el resto de países europeos cerca de un 15% de los profesionales realiza la actividad laboral desde su domicilio.

Ventajas del trabajo desde casa

Sin duda es una nueva forma de entender el trabajo:

«No vivas para trabajar, trabaja para vivir».

Este cambio representa un reto muy importante para las empresas u organizaciones, pero también para las personas. Los dirigentes de las empresas tienen que cambiar su mentalidad, llevar a cabo transformaciones profundas en sus estructuras, en la forma en la que se relaciona su capital humano e incluso en las herramientas y aplicaciones necesarias para gestionar el trabajo de otra manera. Frecuentemente estos cambios generan incertidumbres, dudas y resistencias qué impiden la posibilidad de qué los miembros de estas organizaciones puedan llevar a cabo sus obligaciones, o parte de ellas, desde casa.
También es un reto para las personas, debido a que esta posibilidad les va a ofrecer cambios, que en ocasiones podrán representar ventajas, pero también representarán inconvenientes que pueden perjudicar su trabajo.

Luchar contra las distracciones

Muchas veces los trabajadores plantean las dificultades que tienen para concentrarse en sus lugares de trabajo. Esto hace que su productividad y su efectividad caiga, achacandolo a la falta de intimidad, los ruidos o simplemente por la cercanía que tienen con los compañeros que les causan distracciones y faltas de atención. Aquellos que necesitan unas condiciones de trabajo propias para poder llevar a cabo sus tareas con absoluta concentración trabajar desde casa es una gran opción.

Necesidad de tener horarios más flexibles

Una de las grandes ventajas de trabajar desde casa es que puedes elegir cuándo empezar, cuándo tomarte un descanso y cuando finaliza tu jornada laboral. Cada persona puede tener necesidades diferentes y momentos en los que encuentra su periodo de máxima productividad. Esto es muy importante también para la conciliación familiar, ver compaginar tareas domésticas con trabajos profesionales y aprovechar los mejores momentos para realizarlos. De esta forma incrementa su productividad y mejora la calidad de su trabajo. También te permite llevar a tus hijos al colegio o recogerlos, sin crearle ningún conflicto o perjuicio a la persona de forma que además esto le sirve para hacer un paréntesis y continuar después con su trabajo

Ahorro de costes y de tiempo

Probablemente uno de los principales inconvenientes es el tiempo que muchas personas invierten en ir y volver de su trabajo. En las grandes ciudades especialmente, las distancias y los atascos son un problema diario qué perjudica los desplazamientos. Esto, a la larga supone una merma en el tiempo que dedicas a tu ocio, a descansar, o a tu familia, y consecuentemente el impacto negativo que tiene para el individuo. En estos casos trabajar desde casa es una gran ventaja porque permite ahorrar mucho tiempo en desplazamientos y también disminuyen los gastos en combustible o en transporte público y esto es una gran ventaja económica, además de representar una mejora en nuestra calidad de vida. También en el caso de las personas con discapacidades facilita la integración laboral.

Trabajar desde casa también tiene inconvenientes

No socializar con tus compañeros

Los seres humanos necesitamos relacionarnos con nuestros semejantes, sobretodo cuando el trabajo es la afinidad común. No poder hablar con algún compañero de vez en cuando o tomar un café o tener una conversación, o incluso consultar una duda puede hacer que nos sintamos aislados.

Falta de control ante las distracciones

Al trabajar desde casa podemos caer en tentaciones que hagan que nuestra productividad sea menor, incluso, que estando nuestro puesto de trabajo. No controlar esas tentaciones puede hacer que los resultados sean menor de lo esperado: Ver la tele, realizar tareas en el hogar, atender a tus hijos, cocinar,… Es muy importante fijar unos horarios y cumplirlos y tener unos esquemas claros de trabajo que nos ayuden a ser productivos.

Separar lo laboral de lo personal

Es complicado separar una cosa de la otra cuando tu espacio laboral y personal son el mismo. Al desarrollarse las actividades en un mismo entorno, podría resultar complicado desconectar completamente. Encontrar el punto qué diferencia una cosa de la otra puede no resultar sencillo.

Falta de disciplina

Sí estamos trabajando desde casa y nadie está supervisando nuestro trabajo constantemente, estamos obligados a ser personas muy disciplinadas, de lo contrario esta falta de disciplina y de organización hará que lo dejemos todo para después, influyendo claramente en la calidad y el rendimiento de nuestro trabajo diario.

Conclusión

La mayor parte de las personas que tienen esa especie de privilegio y oportunidad de trabajar desde casa, en general siempre ven más ventajas que inconvenientes. Normalmente los perjuicios y los problemas que tienen están en su cabeza o en la cabeza de directivos cuya manera de gestionar y gerenciar está obsoleta, personas que defienden el presencialismo a ultranza y no los resultados que se han obtenido.

Es un error medir la productividad y la efectividad en el trabajo por el lugar en el que se efectúa la actividad sino por el resultado obtenido y cómo se ha obtenido, independientemente de la ubicación.